La revolución de la IA: ¿Una burbuja especulativa o una nueva era para los inversores?

0
45
-Advertisement-

La inteligencia artificial, o La revolución de la “IA” ha llegado. Los medios de comunicación financieros y los titulares bullen con historias de “IA” generativa y la consiguiente “revolución industrial”.

No es sorprendente que la atención se haya centrado en la IA con el lanzamiento de ChatGPT. Los beneficios ya son evidentes con la incorporación de la IA a los motores de búsqueda. Incluso los vídeos de TikTok en “ganar un millón” que utilizan la IA sugieren por qué los valores asociados a la IA se dispararon en los últimos meses.

La Revolución Industrial suele considerarse un acontecimiento continuo desde el siglo XIX hasta la actualidad. Sin embargo, se entiende mejor como una serie de cambios de paradigma. El primero, que comenzó a finales del siglo XVIII, fue impulsado por la mecanización y la energía del vapor. La producción en masa, la electricidad y la cadena de montaje impulsaron el segundo, que se prolongó hasta principios del siglo XX. El tercero, que comenzó después de la Segunda Guerra Mundial, introdujo saltos gigantescos en la exploración espacial, los ordenadores, la automatización y las tecnologías de la información.

El cuarto cambio de paradigma se está produciendo ahora. Esa revolución abarca la llegada de tecnologías exponenciales, desde la inteligencia artificial y las máquinas inteligentes hasta la robótica, el blockchain y la realidad virtual. Estas tecnologías ya han influido en nuestra forma de vida durante más de una década.

Estos auges brindaron grandes oportunidades, ya que las innovaciones ofrecían grandes oportunidades de inversión para capitalizar los avances. Cada fase dio lugar a rentabilidades de mercado estelares que duraron una década o más mientras los inversores perseguían las oportunidades emergentes. (Volveremos a esas zonas sombreadas en azul dentro de un momento).

S&P 500 frente a la evolución económica

S&P 500 frente a la evolución económica

Estamos viviendo otra de estas “booms” a medida que la “IA Generativa” se apodera de la imaginación de los inversores. El gráfico siguiente compara el “Revolución punto.com/Internet” en el versus el 2023 “IA Generativa” revolución.

Rendimiento del Nasdaq Auge de la IA
-Advertisement-

Rendimiento del Nasdaq Auge de la IA

Si esa analogía se mantiene, sugiere la oportunidad de capitalizar el impacto de la “IA” desde el punto de vista de la inversión.

Pero, ¿qué pasa con las casillas sombreadas en azul?

Esas cajas sombreadas en azul

Aunque el atractivo de “IA” ciertamente tiene a los inversores salivando ante el perfil de rentabilidad potencial, el problema de la valoración persiste. Como se ha demostrado, a pesar de los avances tecnológicos logrados a partir de la exploración espacial, Internet o incluso “IA”. la sobrevaloración puede conducir a largos periodos de estancamiento.

S&P 500 frente a valoraciones CAPE

S&P 500 frente a valoraciones CAPE

A lo largo de la historia, las valoraciones bajas han precedido a los mejores periodos de rentabilidad de las inversiones. Ello se debe a que las bajas valoraciones permitieron múltiples expansiones ya que los inversores podían “pagar” por el crecimiento esperado de los beneficios. Por ejemplo, en 1994, los inversores podían comprar acciones de Microsoft (NASDAQ:) a una relación precio-ventas de aproximadamente tres. Con el auge de Internet y la necesidad de más ordenadores para conectarse a la red, las ventas de Microsoft se aceleraron. Hoy, las acciones de Microsoft cotizan a más de 11 veces la relación precio-ventas. Las expectativas son que la IA impulse otro auge masivo de los ingresos.

Sin embargo, ahí radica el problema de las valoraciones. A 11 veces el precio de venta, hay poco margen de error. Un buen recordatorio de la importancia de las valoraciones fue el comentario de Scott McNeely. Scott fue Consejero Delegado de Sun Microsystems en el punto álgido de la revolución de las punto.com en 1999.

“A 10 veces los ingresos, para darte una rentabilidad de 10 años, tengo que pagarte el 100% de los ingresos durante 10 años seguidos en dividendos. Eso suponiendo que pueda conseguirlo de mis accionistas. It supone que tengo un coste de ventas cero, lo que es muy difícil para una empresa informática. Eso supone cero gastos, lo que es muy difícil con 39.000 empleados. Eso supone que no pago impuestos, lo que es muy difícil. Y eso supone que no pagas impuestos sobre tus dividendos, lo que es algo ilegal. Y eso supone que con cero I + D durante los próximos 10 años, puedo mantener la actual tasa de ejecución de ingresos. Ahora, habiendo hecho eso, ¿alguno de ustedes quiere comprar mis acciones a 64 dólares? ¿Se dan cuenta de lo ridículas que son esas suposiciones básicas?”

Este es un punto importante. Con una relación precio-ventas de dos, una empresa necesita que sus ventas crezcan aproximadamente un 20% anual. Esa tasa de crecimiento sólo mantendrá una revalorización normalizada del precio necesaria para mantener esa relación. A 11 veces, la tasa de crecimiento de las ventas necesaria para mantener esa valoración es astronómica.

Pero no es sólo Microsoft. En la tabla siguiente se enumeran las empresas que cotizan a cinco veces las ventas o más. He destacado algunas de las empresas más visibles de las que se habla en los principales medios de comunicación.

Acciones con una relación precio/ventas superior a 5

Acciones con una relación precio/ventas superior a 5

Sí, muchas de estas empresas se beneficiarán de la adopción de la “IA”. Sin embargo, es difícil justificar, incluso con hipótesis optimistas, que el crecimiento de los ingresos vaya a soportar los múltiplos que se pagan hoy.

Incluso ChatGPT sugirió lo mismo.

“Pagar más de cinco veces el precio de venta por una inversión puede plantear varios problemas potenciales a los inversores, incluidos el riesgo de sobrevaloración, la inestabilidad de los beneficios, la saturación del mercado, la presión competitiva y factores específicos del sector. Por ello, los inversores deben llevar a cabo una diligencia debida exhaustiva y considerar diversos factores financieros y no financieros antes de tomar cualquier decisión de inversión.”

O, como dijo una vez Warren Buffett:

“El precio es lo que pagas. Valor es lo que obtienes”.

He estado aquí antes

Quizá esta vez sea diferente”. Esas palabras, supuestamente las más peligrosas de pronunciar en el ámbito de la inversión, me vinieron a la mente en medio de los frenéticos estallidos de las tan esperadas ofertas públicas iniciales recientemente.”Randall Forsyth, “Sombras de 1999”.

Para cualquiera que haya vivido dos “reales” mercados bajistas, la imagen de la gente tratando de “comerciar” su camino a la riqueza es familiar La reciente oleada de todo lo relacionado con la “IA no es nuevo.

Las empresas que avanzaron independientemente de los ingresos reales, los beneficios o las valoraciones estaban en la vanguardia de la revolución de Internet. Como tales, muchos pensaron “los árboles podían crecer hasta el cielo.” Existían infinitas posibilidades de cómo Internet cambiaría nuestras vidas, el lugar de trabajo y el futuro. Si bien es cierto que Internet cambió nuestro mundo, la realidad de las valoraciones y el crecimiento de los beneficios acabaron por imponerse. “revirtió la media”.

Es crucial recordar que, aunque las valoraciones son esenciales para el resultado final de las fases especulativas del mercado, son un pésimo indicador de la sincronización del mercado. El precio mide la “psicología” actual del “rebaño” y es el más preciso representación de la dinámica de comportamiento del organismo vivo que llamamos “mercado”.

Actualmente nos encontramos en una fase especulativa respecto a “IA” y su impacto en el mundo tal y como lo conocemos. Como era de esperar, las búsquedas de “IA” se han disparado a medida que los inversores minoristas persiguen el rendimiento.

AI Búsquedas en Google
-Advertisement-

Y la amplitud de los ganadores frente a los perdedores en el mercado es extremadamente débil.

“El auge y el bombo de la IA son fuertes. Tan fuerte que sin los valores populares de la IA, S&P500 habría bajado un 2% este año. No +8%”.Société Générale

AI-S&P 500 Amplitud de prestaciones

AI-S&P 500 Amplitud de rendimiento

La diferencia esta vez es que no partimos de una situación de valoraciones bajas. Como ya se ha señalado, las valoraciones actuales son caras en todo el mercado y astronómicas en valores como Microsoft, Nvidia (NASDAQ:), Adobe (NASDAQ:) y Apple (NASDAQ:).

Aunque nos encontramos en la fase de auge del mercado de la “IA”, las valoraciones sugieren que el viaje acabará en algún momento. Perseguir mercados es la forma más pura de especulación. Se trata simplemente de apostar a que los precios subirán, en lugar de determinar si el precio que se paga por esos activos se está vendiendo con descuento respecto a su valor razonable.

Se hará mucho dinero en “IA” antes de que termine esta fase. Pero al igual que con todas las fases de mercado en el pasado, el final de la era fue simplemente una función de la realización de que “las valoraciones importan”.

Ver los últimos archivos de Bill Ackman en InvestingPro

Ver los últimos archivos de Bill Ackman en InvestingPro

Source: INVESTING

Reciba noticias de Vimilin desde Google news
-Advertisement-

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here